• HobbitKinder

El Valor de la Responsabilidad


Una persona responsable es honesta: porque reconoce sus propias capacidades y debilidades. Es puntual, porque responde al momento acordado para algún encargo o compromiso. Es sincera, porque no endosa su responsabilidad a los demás.

En este sentido, al enseñar a los hijos a vivir el valor de la responsabilidad, hay que entender que éste tiene dos aspectos muy importantes que transmitir:

  • No podemos comprometernos a lo que no somos capaces de hacer. Ni podemos pedirle a un niño ser responsable en algo que no le corresponde.

  • Y cuando si podemos comprometernos, debemos ser capaces de responder a ese compromiso y asumir las consecuencias, previendo los resultados. Por eso son tan importantes los espacios de libertad gradual, para ensayo y error.

¿CÓMO SE ENSEÑA EL VALOR DE LA RESPONSABILIDAD?

Al apoyar a nuestros hijos, es necesario evitar todas las ayudas innecesarias: dejarlos caminar y enfrentar la vida aunque se caigan, comer solos aunque se ensucien, explorar con nosotros atrás a mediana distancia.

Nuestro modo de educar con intencionalidad nos lleva a permitirles ver de qué son capaces, para que así vayan adquiriendo una gradual autonomía. Especialmente en sus juegos, hay que darles mucho espacio: esto significa jugar con ellos pero sin manejar su juego y también dejarles jugar solos.

También, significa dejarlos probar gradualmente las consecuencias de sus actos, advirtiéndoles antes en un lenguaje cariñoso, firme, jamás agresivo, que ellos pueden comprender. Y si se equivocan ya sabiéndolo, deben afrontar los resultados de sus pequeñas equivocaciones como caerse, perder un juguete, etc…

A medida que crecen debemos evitar:

La sobreprotección: De acuerdo a Diego Ibáñez, autor de libros como Educar con fundamento e Hijos felices, existe una tendencia de parte de algunos padres y muchas madres que los lleva a ser ellos los que asumen las consecuencias de los actos de sus hijos. ¿Cuántas veces se ha visto llegar a las mamás a la puerta del colegio llevando las zapatillas o útiles que el hijo ha olvidado en casa?

• El abandono: A esta edad los niños necesitan un marco de hábitos para crecer sanos y seguros. Es acá donde mejor podemos explicar esa cara de la responsabilidad que señala que nadie puede comprometerse a lo que no puede hacer por si mismo. No podemos pedirle a un niño pequeño que sea responsable en lo que no le corresponda: comer saludable, dormir lo suficiente, cuidar su aseo personal. Aún necesita mucha atención en estas áreas.

Así como tenemos que evitar esos dos vicios en la educación tenemos que implementar dos líneas de acción:

  • Darles espacios de libertad condicionada a la respuesta, zonas de autonomía, que también podemos llamar pruebas o ensayos de libertad.

  • Empezar a darle pequeños encargos en la casa, para que entiendan desde chicos que el funcionamiento del hogar es responsabilidad de todos, un proyecto común. Así cuando grandes no creerán que la casa es un asunto de la mamá.

¿Existen los niños excesivamente responsables, los llamados viejos chicos? ¡Sí! Pero eso tampoco representa el modelo correcto. La excesiva responsabilidad está dada por la rigidez y falta de humor en su hogar; por el afán de perfeccionismo de sus padres. En estos casos, corresponde a los padres rectificar sus actitudes educativas, ser más flexibles y restar importancia a los resultados.

Los vicios a evitar en al educación de la responsabilidad esta edad tienen mucha relación con sus vida académica:

• Padres perfeccionistas que les hacen las tareas a los hijos. Hay estudios internacionales que informan que el 25% de los padres le hace la tarea a los hijos para que saquen buenas notas.

• Admitir las excusas de los hijos. Frente a cualquier amonestación de los profesores, los papás reaccionan como abogados litigantes sin permitir que sean sancionados o peor aún, haciendo propias las explicaciones de los adolescentes: “todos lo hicieron”.

Check para vivir el valor de la Responsabilidad en la escuela:

  • A los niños más pequeños podemos acompañarlos un rato mientras hacen las tareas, pero sin que caigan en la dependencia.

  • Tenemos que evitar descalificar o ridiculizar las tareas que les dan a los hijos. Nuestras quejas o dudas, llevarlas seriamente al colegio, a quien corresponda.

  • A medida que crecen, ayudarles a organizarse. Agendas, pizarras, corchos…, todo sirve para ellos sepan qué hacer cada día.

  • Los papás tenemos que conocer de verdad a nuestros hijos, sin hacerles creer que son los mejores en todo, o al contrario, que no son capaces de nada. El auto conocimiento los lleva gradualmente a saber en qué pueden comprometerse y en qué no.

  • Los profesores jefes tienen un rol importante en ese sentido: detectar si la familia está sobre protegiendo o descuidando a un alumno, llevándole a la inseguridad por abandono o exigencias desmedidas.

  • La vida escolar también puede ser entendida como un espacio de libertad donde los niños ponen a prueba sus habilidades, sin temor al ensayo-error: por eso es tan importante la vida escolar intensa, con actividades de entretenimiento, celebraciones, trabajos y misiones.

#Octubre2108

© 2023 por ABC Programas Extra Escolares.
C
reado con Wix.com

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • w-googleplus

Llámanos: (55) 5602 8922   /   Loma de Tarango #3, Col. Lomas de Tarango, CDMX.

Hobbit Kinder es una escuela de nivel preescolar incorporada a la Secretaría de Educación Pública  mediante el acuerdo n° 09140058CT  del 11 de julio de 2014
CCT. 09PJN2430G