Amor en casa se refleja en el colegio.

1.1.2019

En esta entrega queremos hablar de algo importante pero que es tan natural que a veces no conseguimos verlo de una manera adecuada.

 

 

Nuestros niños en más de un momento suelen copiar ciertas actitudes en el colegio que tengan que ver con el siguiente lugar donde pasan más tiempo, es decir en casa.

 

 

 

 

 

 

Son extremadamente receptivos, reflejan de manera natural aquello que observan, pero sobre todo sienten en su día a día. Por este motivo, observar cosas tan vitales como el amor de manera incondicional en casa es una de las lecciones más importantes que podemos dejar como padres en el corazón de nuestros hijos. 

 

Pero, ¿qué es el amor en casa? A veces esta pregunta nos asalta y nos deja con una nube de dudas de lo que es correcto y no. Las expresiones de amor, no siempre tienen que ver con algo tangible tanto como con las experiencias que compartimos momento a momento con ellos.

 

Nuestro papel como padres y compañeros de vida de nuestros niños es el de guiar de una forma sensible pero segura a nuestros pequeños. La comprensión, la empatía y la facilidad de saber esperar son solo algunas de las facetas de un amor filial que si inculcamos desde casa se reflejará en la interacción que nuestros niños tienen para con su entorno.

 

No olvidemos que ellos en estas etapas, también están ansiosos por recibir muestras de afecto como abrazos, besos o simplemente contacto físico que les permita sentirse cobijados por un entorno seguro y que les permita crear bases sólidas para enfrentarse a su curiosidad e interacción con sus pares en el colegio.

 

El amor se demuestra con acciones dicen por ahí y sabemos que en nuestra vida diaria tenemos esos pequeños gestos que para nosotros son un acto de amor, sin embargo para la comprensión de nuestros niños, también es importante ponerlo en palabras que sean concisas y transmitan el mensaje en su estado más directo, frases como “te amo” o “te quiero” son tan sencillas que a veces pierden efecto, sin embargo se quedan en la consciencia de nuestros hijos.

 

Convirtamos nuestros hogares en escuelas donde las emociones sean canalizadas de forma apropiada, consiguiendo que sean el origen de pequeños que el día de mañana consigan expresarse en el colegio sin necesidad de bloquearse al momento de sentir, riesgo que podemos evitar siendo fuente de uno de los sentimientos más sólidos y fuertes de la vida misma, el amor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

Buscar por tags