Lectura compartida: Un círculo entre compañeros y familia

6.5.2019

 

 

Como responsabilidad de los padres con niños pequeños, es recomendable que refuercen las actividades que sus hijos realizan en la escuela para ir generando hábitos de estudio y lectura. Además del tiempo que los niños dedican a leer en la escuela, es importante que los padres complementen esta actividad en casa leyendo de 10 a 20 minutos, con un texto que sea del agrado del pequeño y que este contenga imágenes que impacten a la parte visual del niño.

 

 

 

 

Para incrementar la facilidad con la que el niño realiza una lectura se pueden tomar en cuenta los siguientes consejos:

  • Ser constantes, todos los días hay que reservar un tiempo para leer, en momentos relajados y con buena disposición para ello.

  • Que el pequeño no vea esta actividad como una obligación sino como un momento y espacio donde pueda aprender sobre nuevos temas y vaya ampliando sus conocimientos.

 

 

Una vez que tanto profesor como padre conocen los gustos de sus hijos y que tienen una lista de posibles libros en función de su edad, es hora de hacerles la recomendación y proponerles una serie de libros para que ellos elijan libremente qué es lo que quieren leer. Así se sentirán importantes en todo el proceso lector y se sentirán más implicados con el libro en cuestión.

 

 

Algo muy importante, cuando se les lee a los pequeños es recomendable dramatizar la lectura para aumentar la emoción en los niños. Hay que aprovechar (de forma natural) hablar de los libros y sus historias a los pequeños en cualquier momento o situación que se da a lo largo del día; esto hará que creen asociaciones positivas entre lo que están aprendiendo con la lectura y lo que viven día a día. 

 

 

 

 

Para llevar a cabo la lectura compartida, los profesores toman en cuenta algún tema o proyecto que están estudiando en ese momento para elegir que texto van a leer en clase los niños. Así mismo, los profesores les enseñan a los niños el proceso de cómo llevar a cabo la lectura; es decir, de izquierda a derecha, de arriba abajo, que lean palabra por palabra con la intención de que comprendan que cada palabra tiene un significado. También se hace énfasis en los signos gramáticos, como los de admiración, interrogativos, exclamación, puntos y comas.

 

 

Otro apoyo de los profesores para con sus alumnos es que ellos comienzan leyendo para darles el ejemplo de cómo continuar la lectura. Nuevamente el factor juego dentro de las instituciones educativas puede ser de gran ayuda al fomentar el intercambio de libros con otros niños, creando así otra oportunidad para acercarse a nuevos temas de lectura y relacionarse con otros compañeros.

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

Buscar por tags